viernes, 6 de noviembre de 2009

VAMPIROS MARINOS - CONCHAS MARINAS DE NUESTRAS COSTAS - Naticarius stercusmuscarum - Neverita Josephina - Natica vittata - Naticarius hebraeus

Los fondos de nuestros mares son frecuentados por pequeños caracoles pertenecientes a la familia naticidae. Estos animalillos poseen una serie de características comunes. Una de ellas es la forma de su concha que suele ser lisa y robusta, con cuatro vueltas, siendo la última de forma bastante globosa y que junto a su abertura le da un aire a la forma de la luna, de ahí que se les conozcan como “caracoles de luna”.

La gran vuelta final que poseen los natícidos les hace asemejarse a la forma de la luna, en la fotografía dos ejemplares de naticarius stercusmuscarum obtenido entre cañaillas en un puesto del mercado, en uno de los ejemplares se le observa perfectamente su opérculo que le sirve de tapadera y protección.

Además, estos animales remueven el fondo arenoso con su pie en busca de alguna presa, cuando la localiza la engancha ayudándose con el pie y la oprime contra el fondo. Después, utiliza su curioso y mortal aparato dentario conocido como rádula, situado en su boca y que está provisto de una serie de hileras con pequeñísimos dientes que va renovando a medida que los va desgastando, y ayudado por una sustancia que el propio animal segrega va taladrando poco a poco con movimiento de tornillo, tal como haría un experto tornero, va perforando la dura concha de su victima hasta realizar un perfecto agujero circular que parece más bien hecho con compás. Después introduce su probóscide y absorbe líquidos y tejidos vivos. No siempre esta vampirización es mortal ya en ocasiones no llega a taladrar la concha y deja una pequeña cicatrización.

Aquí podéis apreciar un agujero de predación que ha sufrido este bivalvo, en concreto se trata de un ejemplar de venerupis senegalensis recolectado en una playa gaditana


Los naticidos de nuestras costas son especies que poseen dibujos y colores muy variados siendo quizás Naticarius stercusmuscarum la más llamativa debido a que su concha de color beige está cubierta por innumerables puntitos de color pardo rojizo que le dá un aspecto de leopardo y que ha dado origen a su denominación vulgar Caracol de Luna Punteado y a su nombre latino "cargado de moscas". Además de la denominación anteriormente expuesta para esta especie existen otros autores que la determinan como Natica millepunctata aludiendo igualmente a su tupidísimo dorso.

Vista dorsal y basal de ejemplares de Nacticarius stercusmuscarum

Otra característica común a esta familia es su caracteristico ombligo que según la especie estará más o menos cubierto por un grueso callo umbilical. Esto facilita enormemente su clasificación cuando los ejemplares se han obtenido bastante erosionado y solo con echarle un vistazo a su zona basal nos puede sacar de dudas.

Estos ejemplares de Neverita josephina los he conseguido en un puesto de pescado en el mercado de abastos. Esta especie presenta un ombligo casi totalmente cubierto por el callo umbilical que sólo deja una pequeña fisura.

Estos pequeños caracoles son victimas a su vez de otros predadores marinos, siendo sus peores enemigos las Estrellas de Mar. Cuando uno de nuestros caracoles sufren el ataque de algún enemigo utilizan una técnica ultradefensiva que parece no irle mal del todo. En cuanto se ve amenazado se envuelve por completo con una superficie viscosa que posee en su pie y esto hace que sus enemigos, principalmente estrellas de mar, se resbalen y tengan que abortar el ataque.

Ejemplares de Natica vittata de vistosa coloración recolectados en playas de la costa gaditana, esta especie suele ser de menor tamaño que sus anteriores parientes, suele rondar los 15 mm.

Una nueva especie, Naticarius hebraeus , que puede llegar a medir más de 4 cm. en la que destaca su última vuelta. Para mí es, junto a N. stercumuscarum, el más bonito de nuestros natícidos. Posee un color blanco-grisáceo de fondo y atravesado por multitud de manchas irregulares. También posee un ombligo con un callo relativamente grueso.

Existen más especies de naticidos en nuestras costas pero me parece que con las que os he puesto vamos más que habiaos, como dicen por mi tierra. Antes de terminar contaros que cuando muere el animal su concha suele ser muy utilizada por el cangrejo ermitaño y son muchas las ocasiones en las que me he encontrado estos caracoles con este huesped dentro.

Bueno pues nada, espero que os haya gustado esta entrada.