viernes, 17 de julio de 2009

MURÍCIDOS, EL COLOR PÚRPURA - CONCHAS DE NUESTRAS COSTAS - Murex brandaris, Trunculariopsis trunculus y thais haemastoma

A lo largo de la historia diferentes pueblos como fenicios, griegos o romanos apreciaban muchísimo el color púrpura que obtenían de varios caracoles marinos del genero murex. Su elevado valor derivaba de lo costoso que era conseguirlo. Imaginaros que para conseguir un gramo de este tinte rojizo se necesitaban unos 9000 caracoles, de cada uno de ellos se obtenía solamente una gota de este colorante rojizo.El procedimiento para obtenerlo no está muy claro pero se cree que se echaban los caracoles sin su conchas en grandes tinajas para que se descompusieran, y posteriormente obtener el púrpura.

Esta industria adquirio tal demanda que se fueron instalando factorías por todo el mediterraneo, prueba de ellos son las grandes concentraciones de sedimentos conchíferos que se estan encontrando en diferentes puntos del mediterraneo. Esto originó que las poblaciones de estos animales sufrieran grandes retrocesos en sus niveles poblacionales dada tan elevada sobreexplotaciones. Nuestra tierra tampoco queda libre de esta fiebre del púrpura, en zonas costeras de Málaga, Cádiz y Huelva se han detectado señales de esta industria.

Principalmente se utilizaban diferentes especies del género murex para obtener el púrpura, fundamentalmente murex brandaris, Trunculariopsis trunculus y Thais haemastoma. Digo principalmente porque aunque mucho menos cotizado también se utilizaron algunos sucedáneos de estas conchas.

Estas especies como otras de su misma familia son animales predadores y carroñeros, que suelen atacar a otros moluscos quebrando su concha con una probóscide o pie y devorando todo su interior. Posteriormente trituran el alimento con otra parte de su cuerpo, la rádula. No siempre son ellos los que predan sino que éstas especies son predadas a su vez por otros moluscos.
Como siempre en esta vida no todo el monte es orégano.

Conozcamos un poco más a nuestro tres invitados:

Ejemplares de murex brandaris obtenidos en el mercado, han sido limpiados y preparados por mí. Esta especie puede alcanzar los 9 cm. de largo.

El murex brandaris es conocido vulgarmente como cañailla y la aparición de su concha vacía en la playa suele ser bastante común. Claro, en la mayor parte de las ocasiones se encuentra bastante erosionada principalmente su largo canal sinfonal. A igual que la mayor parte de los murex esta especie aparece cubierta de pronunciadas espinas. Es muy consumida en bares y restaurantes de mi tierra.

Estos dos ejemplares deTrunculariopsis trunculus fueron recolectadas sus conchas vacias hace algunos años en la playa de Matalascañas (Huelva). Esta especie suele aparecer junto a murex brandaris en los mercados

Mucho de lo anteriormente comentado de la anterior especie se le puede aplicar al trunculariopsis trunculus. También suele ser frencuente sus conchas vacias arrastrada por las mareas a la playa. Se la conoce vulgarmente como busardo,corneta, cornetilla,..... Se diferencia de la brandaris por tener un aspecto mucho más robusto y por poseer un canal sinfonal más corto. Su tamaño suele ronda 6 a 7 cm.

Este ejemplar de thais haemastoma fue encontrado en la costa mediterránea de Málaga

Esta última especie, thais haemastoma, destaca por la coloración roja anaranjada de su boca y peristoma. Presenta canal sinfonal muy corto y es nudosa y bastante robusta. Su tamaño parecido a las anteriores, entre 7 y 8 cm.

Bueno, que os parece este post, curioso ¿no?




4 comentarios:

Joselez dijo...

Muy interesante y curioso reportaje el que nos traes hoy, Salvi. Las "cañaíllas" de toda la vida, y lo de la púrpura, que era todo un negocio. No me ha quedado claro del todo una cosa: la segunda foto es del Trunculariopsis trunculus?
Creo que vendría bien que lo pusieras en el pie de foto para los que estamos espesos como yo...
Saludos

SALVI dijo...

Tienes razon Joselez , sí se trata de dos truncularopsis trunculus. El nombresito se las trae.
un saludo

Jesús Dorda dijo...

Hola Salvi,
En mis tiempos mozos llegué a tener estos tres murícidos en un acuario marino, algunos de ellos procedentes de las pescaderías (en Madrid).
Son feroces depredadores y en cuanto echaba una pequeña almeja o mejillón en el acuario los detectaban e iban hacia ellos en línea recta.
Crían con facilidad y las puestas tienen unas texturas como de papel y formas curiosas características de cada especie.
Buen blog.

SALVI dijo...

Hola Jesús
sabía que son voraces depredadores pero no sabía que se pudieran tener en acuarios. Curiosa experiencia la tuya.
Muchas gracias por tus comentarios y visitar mi blog.
un saludazo
salvi